martes, mayo 01, 2012

Los Sobrevivientes


Los que sobrevivieron enloquecieron, es decir dejaron de buscar. Se sacaron los ojos y rieron. Impedidos de encontrar la verdad, se sintieron dichosos. Comieron de sí mismos, recorrieron de punta a punta, asombrados, la sombra eterna que proyectaban sus miradas.

Uno a uno fueron saliendo de entre las ruinas, abriendo su pecho y aprendiendo el vocabulario secreto del nuevo sol.

Construyeron, solo por placer, enormes torres flotantes que cambiaban de color dependiendo de la temperatura ambiente. Cavaron también profundos túneles ciegos, cada uno de los cuales los llevaba a recorrer un país deshabitado distinto.

Amasaban con sus manos hermosas auroras al caer la tarde, en donde los pájaros, aun borrachos de radiación, lavaban sus alas y pico con gran rigurosidad.

Algunas noches miraban al cielo, no buscando respuesta, sino que enviando mensajes de luz. El cielo les respondía lanzando inquietantes tormentas ácidas.

Ayudaron a salir al último hombre desde la caverna de Platón y lo prepararon adecuadamente para poder mirar al sol. El fingió paz y se internó silencioso en el laberinto con los demás.

Cuando llegó el día todos ellos estaban preparados. Caminaron lentamente hasta llegar al gran cráter dejado por la explosión. Se tomaron de las manos sin tocarse y lloraron al unisonó cantando hacia adentro una canción primigenia basada en la historia circular del tiempo.
Se produjo un silencio absoluto bajo la atmósfera. Las aguas se detuvieron, estallaron todas las piedras, los cadáveres rotaron dentro de su lecho para presenciar el momento crucial, los pensamientos se hicieron sólidos cayendo de pesadamente sobre suelo inestable...desde los agujeros se asomaron seres inverosímiles, mezcla de hombre y de todas las especies existentes.
El universo, en ese momento, giró en 180º y comenzó a retroceder en su andar, desasiendo el camino y comenzando el recorrido de vuelta al punto 0.
Y así la vida tuvo una nueva oportunidad, comenzando de nuevo, de atrás hacia adelante, la historia se hizo airotsih, siguiendo el plan inicial celestial, retornar, una vez cumplido el ciclo, al núcleo de la célula madre universal.
Cuando los hombres comenzaron a despertar, la niebla radioactiva caía lentamente sobre sus hombros desnudos.

2 comentarios:

Unai dijo...

Una fotografía que le viene como anillo al dedo. Precioso escrito, muchas gracias por compartirlo y deleitarnos.

Un saludo

Migalcaher dijo...

Muchas gracias a ti por tomarte el tiempo de leer y por tus agradables palabras...Saludos!